Berenjenas fritas con miel de caña

Berenjenas fritas con miel de caña

Si nos apetece un aperitivo, pero unas tristes aceitunas con hueso nos saben a poco, podemos preparar esta receta sana, crujiente y deliciosa. Se acompaña habitualmente con miel de caña, un tipo de melaza que se extrae de la caña de azúcar y que se diferencia de la miel de flores por su sabor, que recuerda ligeramente al regaliz.

Las berenjenas pueden cortarse en rodajas o bastones, según se prefiera. Un manjar económico para picar o como acompañamiento de cualquier plato sustituyendo a las clásicas patatas fritas. También pueden completar un exquisito plato ellas solas.

Las berenjenas fritas con miel de caña son una tapa típica del sur de España. Es más, hay quien asegura que son un plato típico de Córdoba, aunque las encontraréis en bares y restaurantes por toda Andalucía. Son un entrante muy fácil de hacer, económico, y están deliciosas.

Se pueden servir como en este plato, con miel de caña o melaza, aunque en otros lugares las encontraréis acompañadas con salmorejo. Dos opciones muy distintas, pero ambas riquísimas. Aunque no os gusten las berenjenas, preparadas así os encantarán.

Tenemos que remontarnos al 2.000 a.C., que es cuando se tiene constancia de los primeros cultivos de berenjenas en India, Birmania y China. A Europa no llegaría hasta la Edad Media, cuando la introdujeron los comerciantes árabes y, según cuentan, el desconocimiento que había de esta hortaliza en ese momento por estos lares hizo que se creyera que  su consumo producía fiebre, epilepsia y hasta locura.

Nada que ver. Las berenjenas son antioxidantes (buenas para el corazón y contra el envejecimiento) y ayudan a reducir el colesterol. Pero es que además, cocinadas como demandan (fritas, cocidas u horneadas),  permiten conseguir platos gourmet con los que sorprender a los invitados. Y las berenjenas fritas con miel de caña es uno de ellos.

 

Deja un comentario