Chorizo a la brasa sobre cama de patatas fritas

Chorizo a la brasa sobre cama de patatas fritas

Por lo general, los ingredientes del chorizo son: carne y tocino de cerdo, pimentón, ajo y sal. Aunque estos son los principales componentes, hay miles de tipos de chorizos, cada uno diferente. Los chorizos son los embutidos más comunes y que más se estilan hacer a la parrilla, además de los preferidos por la gran mayoría.

Las referencias históricas del chorizo son numerosas. En la antigua Grecia y Roma ya existían los embutidos, pues hay obras literarias que así lo indican. Un ejemplo lo tenemos en una comedia de Aristófanes, un famoso comediógrafo griego, donde el principal personaje aparecía con una vasija repleta de chorizos. Incluso en la famosa Odisea, de Homero, ya aperece una mención a este alimento.

Chorizo a la brasa sobre cama de patatas fritasMás tarde, en el siglo XII, en el Calendario Románico de San Isidoro, noviembre aparece como el mes de la matanza, ilustrado con la figura de un hombre sujetando a un cerdo para realizarla. Gracias a todas estas referencias, sabemos que los embutidos han sido base de la dieta mediterránea desde la antigüedad.

Sin embargo, el chorizo adquiere su característico color rojo en España a lo largo del siglo XVI, fecha en la que el pimentón llegó del continente americano. Antes de eso, los embutidos eran blanquecinos, del color de la carne, o negros, si contenían alguna cantidad de sangre

Hay una curiosa anécdota del Rey Carlos IV que nos cuenta que, estando de cacería, se encontró con un choricero del lugar. Este le ofreció un chorizo que portaba en sus alforjas. Al monarca le gustó tanto, que le nombró proveedor oficial de la Casa Real. Hecho que quedó retratado en un tapiz llamado El choricero José Rico, de Candelario, de Bayeu, cuñado de Goya.

Chorizo a la brasa sobre cama de patatas fritasEn España, para que un chorizo sea considerado como tal, debe llevar necesariamente ajo y pimentón, ya que es lo que diferencia a nuestro chorizo del de otros lugares y del resto de embutidos. Está curado al aire libre o ahumado, cuya base principal es la carne picada de cerdo y adobada con especias como el pimentón, que le confiere su típico color rojo.

Y si además se sirven sobre una cama de patatas fritas, como en Puro Arte, el manjar resultante está para chuparse los dedos. Si bien, hay quien lo prefiere sobre una base de lechuga, para suavizarlo un poco. Esto también se puede disfrutar en el tablao jerezano.

 

Deja un comentario