Tapa de pescaíto de la bahía de Cádiz frito y enharinado

Tapa de pescaito harinado de la bahía de Cadiz

En Andalucía, y sobre todo en sus ciudades de costa, preparar el pescaíto frito es todo un arte. La fritura andaluza es popular en toda España y su olor es hipnotizante. Cadiz, Huelva, Malaga, Almería… en todas esas provincias se pueden degustar unos pescaditos que están de vicio. Y aunque Jerez no tiene costa, este plato en Puro Arte también es un manjar.

El pescado puede ser de muy diferente. Cuando se sirve una fritada de pescaíto, por lo general está integrada por peces de diferentes tipos. Se puede  encontrar el clásico boquerón, bacaladillas, salmonetes, sardinillas y pescaditos pequeños en general; pero también se pueden ver jureles, congrios, calamares, chopitos, sepias, chipirones, gambas… Existe libertad de elección y posiblemente sea el  rebozado el punto en el que más diferencia este plato en las distintas regiones.

Tapa de pescaito harinado de la bahía de CadizAl parecer, esta costumbre de comer el pescado rebozado es de origen sefardita, los españoles de origen judío que habitaban el sur de España. Otras fuentes hablan de un posible inicio musulmán, pero también hay quien afirma que tiene su nacimiento en los navegantes fenicios. Las primeras referencias escritas datan del siglo XVIII, de viajeros extranjeros que relataban sus experiencias gastronómicas por la costa andaluza.  Así, se sabe que por 1812, tiempos de la firma de la Constitución, Cádiz contaba ya con 84 freidores.

Durante el período de conquista romana, también era un plato famoso, que se acompañaba con garum, una salsa muy famosa conocida en todo el Mediterráneo. Los sefarditas por su parte, también lo acompañaban con salsa, como por ejemplo, una vinagreta a la que se le añadían diferentes hierbas.

El pescaíto frito forma parte de la gastronomía andaluza y gaditana desde hace muchos siglos, por eso el arte de prepararlo se ha perfeccionado tanto. Para muchos es una delicia gastronómica propia de gourmets, y para otros, un plato que forma parte de su día a día. En ambos casos, seguro de que se trata de algo realmente delicioso, por lo menos en Puro Arte.

 

Deja un comentario